Remedios caseros para reparar talones agrietados

En verano mis pies sufren mucho, especialmente la zona del talón. La eternidad olvidada pasó meses entre arena, cloro y poca hidratación. Hoy te invitamos a probar algunos de estos remedios caseros para reparar los talones agrietados. ¡Presta atención!

Remedios caseros para tratar los talones agrietados

Remedios con limón y glicerina

El limón y la glicerina son un remedio para los talones agrietados.

Este remedio ayudará a suavizar la piel y reducir los talones secos.

Ingredientes:

  • Jugo de 1 limón
  • Recipiente de agua caliente
  • glicerina
  • Agua de rosas
  • Sal gruesa
  • Piedra pómez o «removedor»

Método de aplicación:

  1. Vierta sal gruesa, glicerina, jugo de limón y agua de rosas en un recipiente con agua caliente.
  2. Estire la mano y sostenga durante 15 a 20 minutos.
  3. Use herramientas para eliminar los callos y limpie el área del talón.
  4. Mezclar glicerina, limón y agua de rosas y aplicar directamente sobre la piel del talón.
  5. Ponte unos calcetines finos y deja que la mezcla penetre en tus pies durante la noche.
  6. Si lo repites unos días durante la semana, el tratamiento será más eficaz.
La parafina suaviza la piel

Este remedio natural actúa suavizando el área del talón y evitando la picazón y el dolor causado por las grietas en esa área.

Ingredientes:

  • parafina
  • aceite de coco

Te resultaría interesante: Beneficios de sumergir los pies en vinagre

remedios para reparar talones agrietados Método de aplicación:

  1. Mezcle cera de parafina y aceite de coco.
  2. Vierta la mezcla en una olla y caliéntela al baño maría.
  3. Dejar reposar y enfriar.
  4. Cuando esté caliente, aplique la mezcla directamente sobre el talón.
  5. Cubre la zona con unos calcetines y déjala actuar mientras duermes.
Consejos para evitar agrietarse los talones
  • Exfolia tus talones con frecuencia para evitar grietas.
  • Mantenga sus pies limpios, hidratados y libres de humedad para evitar infecciones por hongos y sequedad.
  • Trate de no caminar descalzo sobre suelos duros o ásperos.
  • Usar zapatos con suelas finas o pantuflas ejercerá demasiada presión sobre el talón. Trate de usar otro zapato que se ajuste a sus pies.

0 Compartir
Twittear
Compartir
Compartir
Pin